¿Nutrición o simplemente alimentación? ¡Tú eliges!

De que no vamos a hablar

  • No te vamos a aburrir con conceptos teóricos de nutrición que puedas encontrar en otras webs. Simplemente te expondremos una breve introducción de conceptos generales de nutrición. Pero como siempre te trasmitiremos nuestro particular punto de vista del tema. Cómo influyen cada uno de los nutrientes en la salud de nuestros gatos.

Hablemos solo de aquello en lo que te podamos ayudar.

Hola a toda la Tribu!!! Me llamo Ricardo y, antes de empezar, quisiera presentarme.

Yo soy un loco de los gatos. Desde pequeño tuve mascotas en mi casa: gatos, perros, peces, pájaros (hasta que nos dimos cuenta de que era una agradable locura). Sin embargo, confesaré que mi pasión siempre han sido los gatos. Todo comenzó hace ya más de un año, cuando me invitaron a acoger a un gato ya mayor y maltratado. Me gustó la experiencia, y descubrí lo bien que hacía sentirme cuidar de mi amigo. A partir de allí empecé también a acoger gatos de la calle, recién nacidos o adultos, y a buscarles un hogar. Terminé estudiando Auxiliar Veterinario y, ahora, Nutrición y farmacología veterinaria.

Como complemento a mi material del curso, busqué muchas fuentes de información, sobre todo para cuestionar un poco lo que aprendemos en el curso. Uno de los libros que leí fue el de la Tribu de los gatos: El código de los piensos para gatos. Enseguida me interesó el tema del libro y me gustó mucho la forma en la que está escrito (soy profesor de comunicación en negocios y esa calidad me llama mucho la atención). Contacté entonces con José Luis Rubio y él amablemente me invitó a escribir en su blog.

Bueno, vamos ahora al objetivo de este artículo: ¿Nutrición o simplemente alimentación? ¡Tú eliges!

¿Realmente sabemos proporcionar los nutrientes necesarios a nuestros gatos?

Lo primero que tenemos que diferenciar son los conceptos de nutrición y de alimentación. Son dos términos que muchas veces se utilizan indistintamente y la verdad es que no tienen nada que ver el uno con el otro.

La alimentación simplemente consiste en introducir los alimentos en el cuerpo de tu gato. Mientras que la nutrición se centra en la capacidad de aprovechamiento de los nutrientes que están en los alimentos que le damos. Por ello cada animal tiene sus necesidades nutricionales específicas y nuestro deber es proporcionárselas. No sirve solo con proporcionar cosas masticables.

La Dr. Karen Becker (Veterinaria en Chicago, IL, y autora acerca de alimentación óptima para gatos) condensa ese concepto en una frase simple pero fundamental:

“Los animales herbívoros comen plantas, los animales carnívoros carne.”

Eso quiere decir que, si por cualquier razón, ese orden se invierte (y vamos en contra de millones de años de evolución), el animal está en riesgo de desarrollar enfermedades serias, crónicas y que pueden causarle la muerte. No os engañéis! Conseguir que un gato viva más de 10 años comiendo piensos que fabrican las marcas de nutrición felina, no es prueba suficiente de que nuestro gato esté recibiendo el tipo de alimentación buena y sana que necesita. Los gatos son animales con una resistencia impresionante. Y la prueba está en que han sido capaces de sobrevivir y aumentar su esperanza de vida, aunque el alimento no fuera el más apropiado para su especie. Curiosamente “las consecuencias” de esos déficits en la alimentación ya empiezan a percibirse y son muy evidentes . El número de gatos con diabetes, enfermedades renales, subnutrición, obesidad etc, aumentan cada día.

¿Qué debemos saber sobre la nutrición en los gatos?

Dicho esto, empezaremos hablando sobre los aspectos básicos. En nutrición, consideramos 6 grupos de nutrientes: agua, hidratos de carbono, proteínas, grasas, minerales y vitaminas. Hoy centraremos nuestra atención en los 3 primeros:

1.Agua: Habitualmente los gatos no suelen tener el instinto natural de beber agua, y pensamos que son animales que sufren de deshidratación crónica, ¿verdad? ¡Pues la respuesta es NO!!! Eso en la naturaleza, es completamente imposible. Simplemente morirían. Los animales se adaptan, incluso en sitios de baja oferta de nutrientes. Por ello, los gatos están adaptados para extraer el agua que necesitan, de la carne de sus presas (el tejido cárnico se compone entre el 68 – 80% de agua). Sin embargo, en nuestra actual sociedad, sí existe un problema de deshidratación en nuestros gatos, causada por la alimentación que les damos (el pienso seco tiene entre el 6-10% de agua). Por ello debemos despertar su interés añadiendo bebederos y fuentes, que les inciten una mayor ingesta de agua.

El acercamiento al modelo natural en la dieta, aporta una mejor hidratación, y disminuye considerablemente los problemas renales.

2. Hidratos de Carbono: Los gatos son animales carnívoros estrictos. No necesitan hidratos de carbono para obtener energía como los humanos, en realidad no tienen enzimas suficientes para procesarlos. La energía que necesitan la consigue a partir de las proteínas.

Como dato curioso, os diremos que las empresas de pienso ya empiezan a vender pienso “Sin cereales”, debido a que tras intentar combatir la idea de que el animal no necesita cereales, han tenido que adaptarse a un mercado cada vez más informado y concienciado nutricionalmente. Saben que ya no nos chupamos el dedo. Curiosamente, cuando leemos la composición de nuestros piensos ¿Qué encontramos? Patatas, batatas, garbanzos, lentejas etc. En otras palabras, hidratos de carbono.

Ah también hay otro término interesante: Recientemente han introducido términos como “materia no nitrogenada” o “extracto libre de nitrógeno”… lo que viene siendo…  HIDRATOS DE CARBONO.

3. Proteínas: Todos sabemos que existen proteínas de origen animal y vegetal. ¿Verdad?

Las proteínas animales son extraídas de la carne, y si esta es de calidad, tienen un alto valor bilógico aportando gran cantidad de energía a nuestros gatos.

Sin embargo, la cuestión no está en el tipo (incluso ni siquiera en la cantidad) de proteína, sino en la capacidad de aprovechamiento de dicha proteína. Para saber si el alimento que le damos a nuestro gato es adecuado o no, hay que entender la naturaleza nutricional del animal. ¿Qué come un gato en estado salvaje? Cuando un gato caza una pequeña presea, suele comerse principalmente, los órganos de la cavidad ventral, los cuales tiene un gran aporte nutricional. Habitualmente no comen las cabezas, ojos, picos, huesos (en cantidades considerables), plumas. Sin embargo, estos ingredientes sí son utilizados para la fabricación de piensos. Se incorporan mediante las conocidas harinas de carne, las cuales están formadas por todo lo que sobra de la industria cárnica, que ya no es apto para el consumo humano, lo cual es triturado y tratado para formar una harina. Se sabe que el animal absorbe apenas un 50% (aprox.) de las harinas cárnicas. Eso quiere decir que si un pienso contiene un 20% de proteínas de harinas (si tenemos la suerte de que el fabricante aporte esta información nutricional), el gato únicamente metabolizará el 10% de esas proteínas.

Por otro lado, las proteínas de origen vegetal solo pueden ser absorbidas por el gato en tasas muy bajas. Adicionalmente, la propia dificultad de procesarlas ya consume gran parte de la energía que aportan. Por ello su aporte nutricional es prácticamente despreciable.

La media aceptada y recomendada de necesidades de proteína para un gato, es un 30% del total de su dieta. Imaginaros un pienso con un 40% de proteínas (20% procedentes de carne fresca, 10% de origen vegetal y un 10% de harinas de carne). Si descontamos lo que no será procesado, el pienso en realidad apenas tiene un 25% de proteínas aprovechables.

Los gatos habitualmente comen hasta completar sus necesidades, por lo que en este caso comerán más cantidad de alimento para intentar cubrirlas. Sin embargo, con la mayor ingesta de alimento, no solo vienen las proteínas, vienen también los carbohidratos que, de por sí, no son necesarios. ¿Qué tenemos entonces? Un gato con sobrepeso, posiblemente diabético.

Como vemos el tema de la nutrición, es un tema que da para escribir y debatir mucho, y hay bastante información que procesar, por lo que os proponemos continuar con él próximamente en un nuevo artículo. Hasta entonces esperamos que os haya gustado el aporte, y saquéis vuestras propias conclusiones, para que entre todos construyamos los grandes pilares del conocimiento.

 


Artículo realizado por:

Ricardo Vasconcellos González

Técnico Auxiliar de Veterinaria, actualmente especializándose en Nutrición y Farmacología. ¡Apasionado de los gatos y gran amigo de la Tribu!


Lecturas complementarias y recomendadas por el autor:

 

[Total: 1   Promedio: 5/5]