Beneficios de la dieta natural BARF para gatos

De que no vamos a hablar

  • Aquí no te voy a contar tonterías del estilo de que con la nueva dieta nuestros gatos tienen un brillo especial en los ojos, están más felices y su pelo es más lustroso, que también es cierto, pero eso queda muy bonito en un artículo de alguien que solo quiere ganar visita en su blog. Nuestro objetivo es ayudar, por ello seamos serios, los beneficios importantes son otros.
  • El objeto de este artículo no es dar pautas rápidas, ni fórmulas mágicas de la alimentación BARF ya que lamentablemente no existen. La práctica de esta dieta natural es muy sencilla. Si puedes alimentarte tú mismo de forma saludable, seguro que puedes alimentar a tu gato. Pero como si fuera para ti mismo, este proceso requiere de una formación nutricional previa por nuestra parte. En caso contrario, si se hace de forma negligente, se pueden crear graves déficits nutricionales en nuestra mascota.
  • Tampoco vamos a dar una descripción detallada de la dieta BARF. Solo introduciremos el término y sus características básicas, a modo de presentación para quien no lo conozca. Sabes que no te vamos a contar nada que puedas leer en cualquier otra web, así que no te aburriremos con este punto.

Hablemos solo de aquello en lo que te podamos ayudar.

Como ya sabéis, en la Tribu nuestra filosofía es contarte solo aquello que hayamos probado y que realmente nos ha funcionado. Por ello, fieles a nuestros principios, desde hace algunos meses publicamos el artículo ” ¿Por qué debo elegir un buen pienso para mi gato? ”, ya que nuestra experiencia nos había demostrado, que no sirve cualquier pienso si realmente nos importa la salud de nuestros gatos. Adicionalmente publicamos el e-book “El código de los piensos para gatos” y la “Tabla comparativa de piensos”, con la finalidad de trasmitir todo el conocimiento que habíamos adquirido durante varios años, para la elección del mejor pienso para nuestros propios gatos. Como ya te puedes imaginar, nuestra trayectoria en la nutrición felina comenzó hace ya casi 6 años con nuestro primer gato, al cual como casi todos los padres primerizos le compramos un estupendo pienso de supermercado… Poco después, nos dimos cuenta de que queríamos demasiado a nuestro gato como para darle ese tipo de alimentación, y poco a poco fuimos afinando nuestro criterio de elección de piensos, hasta los piensos premium con ingredientes de calidad (no hablamos de piensos premium en relación a su precio, son cosas muy diferentes, ya que estos segundos los reconocerás fácilmente porque sus marcas tienen mucha fama).

Breve introducción de la dieta BARF, y ¿Por qué es biológicamente apropiada?

Siguiendo estos pasos, en nuestro afán de mejorar diariamente la salud de nuestros gatos, en este caso a través de su nutrición, queremos que sepas que ya desde hace casi un año estamos disfrutando de los beneficios que aporta la dieta natural BARF (Biologically Appropriate Raw Food, o lo que es lo mismo dieta natural ACBA, Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada). Por ello, tras varios meses de investigación y formación en este tipo de dieta, y sobre todo después de haberlo comprobado en nuestros propios gatos, creemos que es el momento de trasmitirte lo contentos que estamos con los resultados. Pero como siempre no hablaremos de los beneficios generales de esta dieta, ya que eso lo puedes encontrar en cualquier web relacionada, solo te contaremos los beneficios que nosotros hemos percibido en nuestros propios gatos.

Nuestro objetivo no es convencerte de que esta dieta es la mejor, de hecho, cada gato es un mundo, y cada circunstancia particular de cada persona también. Por ello es necesario decidir en cada momento qué tipo de alimentación se ajusta más a las necesidades de nuestros gatos y a nuestro estilo de vida, y dentro de esa decisión personal, debemos hacerlo siempre con el mejor criterio posible.

Y sin más preámbulos te contamos nuestra experiencia con esta dieta:

La dieta BARF para quien no la conozca, es una dieta natural basada principalmente en la alimentación con huesos carnosos y carne cruda. Nuestros gatos, como ya sabemos son carnívoros estrictos. La naturaleza ha querido que durante miles de años se hayan alimentado cazando presas como pequeños roedores y aves, y están diseñados para comer su carne y huesos carnosos. Por ello, debemos de entender que esa debiera ser su alimentación ideal, y hasta llegar a ese punto “ideal”, podemos quedarnos en cualquier punto intermedio, pero siempre teniendo presente nuestro objetivo. Es por ello que la dieta BARF se considera biológicamente apropiada para la especie. Sin embargo, hay gente que por comodidad, inseguridad, estilo de vida, o por la razón que sea, prefiere alimentar a sus gatos con pienso seco. Nosotros lo hemos hecho así durante muchos años, y es una decisión muy acertada y respetable, si coincide con tu estilo de vida. Pensamos que para dar una dieta natural de una forma no adecuada (sin tiempo, ni previa formación y sin ganas), es mejor alimentar con pienso comercial. Pero NO por ello debemos dejar de lado nuestro objetivo, e insistimos en que el pienso sea de la mejor calidad posible. Siempre debe contener proteínas de alto valor biológico y 0,0% cereales, para que sea lo más parecido a una alimentación natural. A toda esa gente les recomiendo que lean nuestro e-book “El código de los piensos para gatos”, donde aprenderán de nuestra mano como elegir el mejor pienso para sus gatos.

Para toda la gente que quiere dar un paso más, y escalar al siguiente nivel de la alimentación ideal, les informamos que están en el sitio adecuado, y que no pierdan detalle de lo que contaremos a continuación.

Beneficios de una dieta natural comprobados en nuestros propios gatos.

Nuestra experiencia con esta dieta comenzó a raíz de que a nuestro gato Blacky, en un examen rutinario de orina, les diagnosticaron cristales de estruvita. Consecuentemente nuestro veterinario nos recomendó un “fabuloso” pienso de prescripción veterinaria para disolver dichos cristales. Cual fue nuestra sorpresa cuando vimos que dicho pienso estaba compuesto en su mayoría por maíz, y otros cereales igualmente perjudiciales. Los cereales era algo que estábamos evitando durante meses, sin embargo ahora nuestro veterinario nos recomendaba un tratamiento de por vida con este tipo de pienso para evitar la nueva formación de cristales. Y pensé ¿Estamos locos? ¿Cómo vamos a combatir la formación de cristales, con piensos repletos de cereales que a su vez provocan mayor aparición de cristales? Por supuesto no estábamos dispuestos a tirar la toalla por nuestro pequeño, y nos resignamos rotundamente a darle piensos basura, planteándonos desde ese momento otro tipo de alimentación. Y a raíz de este cambio fueron todo beneficios. La dieta BARF es de esas cosas que te cambian la vida y dices, pero ¿Cómo no lo he probado antes? ¿En que estaría yo pensando?

  1. Aumento de la acidez en la orina. La dieta natural está compuesta principalmente por carne y huesos carnoso, que son grandes fuentes de proteínas de origen animal. Esto convierte esta dieta en una alimentación con propiedades acidificantes, debido al alto nivel de los aminoácidos que contienen azufre, presentes en la carne. Además contiene niveles adecuados de magnesio, alta digestibilidad, densidad calórica, y alto contenido de agua. Esto ayuda a mantener el ácido en la orina de tu mascota necesario para evitar la acumulación de cristales de estruvita. Los principales alimentos acidificantes son el pollo, ternera, huevos, pescado, carne de cerdo, queso… Debemos evitar una dieta vegetariana o basada en cereales (principal composición de gran parte de los piensos comerciales), ya que pueden hacer una orina alcalina, que promueva la nueva formación de cristales de estruvita. Con esta simple primera pauta, el pH de la orina de nuestro gato se redujo de un 7-7,5 (mantenido de forma habitual) hasta valores normales de 6-6,5.
  2. Aumento de las veces que orina al día. Los gatos en su hábitat natural suelen extraer casi toda el agua de su dieta mediante la humedad de la carne de sus presas. Los gatos son malos bebedores, ya que no está en su naturaleza el instinto de beber agua de un bebedero y tienen que tener mucha sed para hacerlo. Por ello, para gatos que se alimentan a base de alimento seco, hay que estimularlos a beber con fuentes de agua en movimiento, y aportarles raciones de comida húmeda de forma frecuente. Con la dieta natural BARF este problema desaparece, ya que multiplican por 10 la cantidad de agua que beben al día a través de la comida cruda (el pienso tiene una humedad del 8% mientras que la comida natural tiene un 80%). Consecuentemente, en nuestro gato, la cantidad de micciones con pienso seco era de 1 ó 2 diarias, y ahora son 5 cada día y mucho más hermosas. ¿Y te preguntarás y esto qué importancia tiene? Pues mucha, ya que mientras la orina se encuentra en la vejiga, las sales disueltas se cristalizan dando lugar a los cálculos. Con el aumento de hidratación por la dieta natural, el gato se ve obligado a orinar de forma más habitual, evitando la formación de cristales.
  3. Disminución de la cantidad y olor de las heces. Debido al mayor aprovechamiento de los nutrientes de la dieta natural, la cantidad de residuo resultante después de la digestión es mucho menor en cantidad y frecuencia. Cuanto mayor es el residuo debemos saber que peor es la alimentación, ya que nuestro gato debe comer más para obtener los mismos nutrientes. Con la alimentación a base de pienso, nuestros gatos tenían una frecuencia de heces de unas dos veces diarias, las cuales con la nueva dieta natural, se han reducido a una vez cada dos días. Adicionalmente debido a una mayor digestibilidad de los alimentos de la dieta natural, no se produce la putrefacción de los alimentos en el sistema digestivo como ocurre con los piensos, los cuales tardan muchas horas en ser digeridos, especialmente los que contienen cereales, ya que los gatos no pueden digerirlos. Por ello con la dieta natural las heces son menos olorosas. En el caso de mis gatos, en algunas ocasiones yo diría, que a una distancia prudencial, no tienen olor. 😉
  4. Mejora de la salud bucodental. Este beneficio no es inmediato, y se percibe pasados unos meses, pero es sorprendente y casi mágico. Nuestro gato Blacky tenía una gran placa de sarro en las muelas, y un enrojecimiento crónico de la línea gingival. Esto era consecuencia de la acumulación en las muelas de alimento putrefacto, debido a que no masticaba los piensos y no se le limpiaban los dientes. Notábamos que tardaba mucho en comer el pienso, porque le dolían los dientes consecuencia de la infección. Hasta nos llegamos a plantear hacerle una limpieza dental, ya que con tan solo 3 años tenía la boca de un gato de avanzada edad. Probamos a limpiarle los dientes con cepillo dental y con un dedal dental, pero fue imposible. Además de provocarle un sangrado en las encías por la fricción. Así que probamos con suplementos como algas marinas y otros productos veterinarios, que disolvieran la placa de sarro, sin experimentar ningún resultado visible.

Tras varias semanas con la alimentación natural, comiendo huesos carnosos a diario, me di cuenta (ya no me acordaba) de que ya no le dolían los dientes, y que había ganado mucha fuerza en la mordida. Así que examiné sus dientes y encías quedándome asombrado de los resultados. La placa de sarro y el enrojecimiento de las encías había desaparecido con la nueva dieta. Más vale una imagen que mil palabras.

Foto de las encías y dientes comiendo pienso

Foto de las encías y dientes tras varias semanas comiendo dieta natural

5. Peso ideal. Nuestros gatos siempre han sido bastante glotones, quizá porque están esterilizados o quizás porque disfrutan con la comida. Por ello siempre han tenido tendencia al sobrepeso, necesitando pesar diariamente sus raciones de comida con una báscula de cocina, para darles siempre la cantidad necesaria en su justa medida. Sin embargo, los piensos de alta calidad suelen ser bastante energéticos, y aunque los peses en raciones de forma correcta, nos costaba mucho mantener a nuestros gatos en su peso ideal. La otra opción (la cual para nosotros es impensable), pasaba por proporcionar piensos light, con bajo índice calórico pero plagados de cereales, los cuales mantienen el peso de los gatos a costa de robarles su salud. Estos piensos no engordan porque no son digeribles para los gatos, y consecuentemente tienen una falta de nutrición.

Desde que hemos probado la nueva dieta natural, seguimos pesando las raciones de comida a diario, pero ahora nuestros gatos mantienen su peso. Incluso es tremendamente fácil ajustarles la dieta (previa formación nutricional), reduciendo la cantidad de grasa diaria. En pocas semanas se ven resultados.

6. Seguridad de saber lo que comen. Otro beneficio muy importante, es que con la dieta natural sabes en todo momento qué comen tus gatos. Ya que eres tú mismo el que vas a la carnicería y eliges los alimentos. Conoces la calidad y estado de la comida. Sin embargo, cuando das una alimentación comercial, ya sea pienso seco o comida húmeda, dependes la bondad del fabricante, el cual está sujeto a unas normativas bastante permisivas en mi opinión.

Muchos de estos alimentos comerciales están compuestos principalmente, de harinas y subproductos. ¿Pero qué son exactamente los subproductos y las harinas? Los subproductos son las partes sobrantes de los animales destinados al consumo humano habitual. Los gatos en su estado natural, sí se alimentan con subproductos de sus presas. Se comen partes como los riñones, corazón, hígados, tripas y estos tienen gran aporte energético y alto valor biológico. Sin embargo, también son considerados subproductos los que están formados por otros tipos de desechos como plumas, picos, patas, crestas, ojos… los cuales tienen un muy bajo valor biológico, no aporta los nutrientes necesarios, y no son tan digeribles. Y aquí es donde se presenta nuestro problema. En la mayoría de los piensos comerciales, con la información que aporta el fabricante, el consumidor es incapaz de poder diferenciar el origen de estos subproductos. Finalmente, y para nuestra desgracia, lo que acaban entrando en los sacos de comida de nuestras mascotas, generalmente son partes de desecho, u órganos con signo de enfermedad, que han sido desviados del mercado de carne apta para consumo humano.

Con las harinas pasa exactamente lo mismo. La harina extraída de un filete de pechuga de pollo, es de calidad y tiene un valor biológico adecuado. Sin embargo, no siempre será así, y en la mayoría de los casos procederán de despojos del ganado muy poco nutritivos.

Esperamos que nuestra experiencia con la dieta natural, te haya aportado una nueva visión en la nutrición de tu mascota, sin pretender condicionar tu opinión y con la sana intención de trasmite como siempre aquello que ha mejorado nuestras vidas.

Próximamente, continuaremos desarrollando este tema de la dieta natural, ya que consideremos que es muy interesante, y todos tenemos mucho que aprender. Hablaremos de ¿Cómo hacer una correcta transición del pienso a la dieta natural?, explicaremos los falsos mitos que rodean a este tipo de dieta, y ¿Cuáles son los principales miedos de los novatos en BARF? y ¿Por qué no debes tener esos miedos? También te enseñaremos todas las recomendaciones necesarias, para disfrutar de una alimentación saludable con tu mascota.

Hasta entonces te recomendamos que te suscribas a nuestro blog, para poder estar al corriente de todas nuestras novedades. Además, por unirte ahora a nuestra Tribu, te regalamos nuestra exclusiva “Tabla comparativa de piensos” en pdf.

¡QUIERO SUSCRIBIRME A LA TRIBU!

[Total:2    Promedio:3.5/5]